La corrosión es un fenómeno natural que provoca el deterioro de los materiales metálicos (como el acero al carbono, acero inoxidable y aluminio) por la interacción con el medio ambiente.   

Para combatir la corrosión existen diferentes técnicas, una de ellas la protección catódica por ánodo de sacrificio, en la cual empleamos un metal que al conectarse (por medio de soldadura, atornillado o cableado) a la estructura que se desea proteger la polariza, de tal manera que su superficie se comporta como el cátodo de una celda galvánica y por lo tanto no permite llevar a cabo reacciones de oxidación sobre ella y por ende se mitiga la corrosión, mientras que el ánodo como su nombre lo indica se «sacrifica» y deteriora, brindando protección a la estructura.

Tuberías y estructuras metálicas enterradas se pueden proteger con ánodos de magnesio o zinc, estructuras inmersas en agua dulce o salobre se protegen por medio de ánodos de aluminio o magnesio y estructuras de acero en agua de mar con aluminio o zinc (embarcaciones de zinc en agua salada se protegen con zinc o magnesio). En ESVA SOLUTIONS contamos con la solución a sus problemas de corrosión a la medida de sus necesidades.

 

Abrir chat