Los espacios interiores de los barcos están expuestos a impactos agresivos de la atmósfera que contiene un alto nivel de cloruro debido a la proximidad del mar, los altos niveles de humedad y los cambios frecuentes de temperatura que contribuyen a la corrosión severa del casco del barco.

En estas condiciones, una protección con recubrimientos convencionales no cumple con la durabilidad requerida debido a su incapacidad para alcanzar y proteger todas las áreas del metal. La aplicación de inhibidores de corrosión VpCI por parte de ESVA Solutions es la forma más conveniente de proteger dichas áreas; cuando se coloca en un espacio cerrado, los vapores y las moléculas llegan a las aberturas, poros y cavidades del equipo metálico.

En los astilleros, los inhibidores de la corrosión se utilizan con frecuencia para proteger el interior del timón, por ejemplo. Si se emplea el inhibidor de corrosion VpCI 309 por 1 m3 de espacio lleno con 500 g de inhibidor VpCI 309 de Cortec por medio de ESVA Solutions, esto permitirá la protección contra la corrosión durante un período de 3 años. La aplicación de este inhibidor de corrosión fácil de usar da como resultado una protección de alta calidad de todas las partes de la estructura.

Ahora bien, como funciona el inhibidor de corrosion VpCI 309 esto se hace a través de que se inyecte en la pala del timón a través de orificios que luego se cierran con tornillos, para obtener, después de la terminación de la actividad inhibidora, que se puedan sustituir fácilmente por otros nuevos. El soplado del inhibidor termina cuando en el otro lado del timón comienza a salir polvo VpCI por el agujero. Luego, la pieza se cierra y la aplicación se mueve a la segunda apertura. Esto asegura que el inhibidor llene todo el espacio.

Abrir chat