ESVA Solutions puede proporcionar ambas tecnologías para prevenir la corrosión de metales por medio de ambos elementos ya que cada uno tiene diferentes cualidades y aplicaciones.

 La corrosión electrolítica, se le conoce comúnmente como electrólisis, es un desgaste de los metales provocados por la formación de una corriente eléctrica entre metales sumergidos (en cualquier líquido electrolítico) de distinto potencial, por lo que el metal de menor potencial (ánodo) se degrada en lugar del metal de mayor potencial (cátodo). 

La protección catódica por medio de Ánodos de aluminio sirve para cualquier tipo de agua es decir agua dulce, salada, o salobre además de ser más ligeros que los de zinc por ejemplo si Usted requiere 10 Kg de zinc para proteger X cantidad en m2, Usted solamente necesitaría 3.3 Kg de aluminio. 

En contraparte, La protección catódica por medio de Ánodos de zinc sirve para agua salada es decir agua de mar, Normalmente son usados para casco de barcos, tanques de lastre de barcos, túneles de thruster, palas de timón y azimutales por su dureza, Es más duro que el aluminio y se desgasta menos por abrasión.

Ventajas y desventajas entre uno y otro

  • Los ánodos de aluminio, al ser un metal más ligero, reacciona más fácil en el agua.
  • Los ánodos de aluminio, por su comportamiento electroquímico se tiene que tener mucho cuidado en la forma en la que se empleen ya que por ejemplo si se golpea con una superficie oxidada se puede generar una chispa provocada por la reacción termita por lo cual no se recomienda por ejemplo en atmósferas explosivas. 
  • Los ánodos de zinc, por su dureza lo hace más resistente al flujo de agua en alta velocidad.
  • Los ánodos de zinc, no son los adecuados para temperaturas altas, ya que tiende a la pasivación (es decir, se hace menos negativo y por ende dejar de funcionar)

 

Abrir chat